Inicio SONORA Celebran la alegría de coincidir durante 22 años en Abelandia

Celebran la alegría de coincidir durante 22 años en Abelandia

Compartir

 

Por  Sergio García
RANCHO NACAPULE, EL QUIRIEGO, SONORA.- Para llegar a este rancho, Abelandia, es necesario recorrer unos 50 kilómetros de pavimento y 30 de terracería, tierras de misioneros, gambusinos y rancheros.
Al salir de la carretera internacional, a la altura de Fundición, giras a la izquierda, rumbo a la sierra de El Quiriego, encuentras a ambos lados de la carretera tierra reseca, llena de espinos, mezquites, amapas, cactus, poca gente.

Como todo Sonora, hay pocos habitantes, pero se ven gatos monteses, y, al llegar al poblado de Batacosa, fundado allá por los 1700s, ves gente amable que ha visto pasar la historia lentamente, despacio, como los ancianos que son la mayoría de la población.
Es una comisaría con esa limpieza poética de los pueblos, a pesar del abandono de los jóvenes, que se fueron; y de las casas abandonadas, que son muchas. Como aquél Pueblo Blanco, de Serrat, donde el sacristán ha visto hacerse viejo al cura, el cura ha visto al cabo, y el cabo al Sacristán, y el pueblo después vio morir a los tres…

El viajero curioso pasa por Batacosa y le sigue otra cadena de tierra seca, poco de montaña y muchos cactus, antiguos también, como los vecinos de ese pueblo.

Sin mayor cambio en el panorama se llega al fin a Abelandia, donde te esperan las risas, los abrazos, y esa camaradería de viejos amigos.
Ricardo Bours Castelo recibe a todos con alegría y con todos platica.
En una charla Ricardo comenta que “Es una reunión que comenzamos Abel Murrieta y otros amigos que veníamos de cacería, y poco a poco fue volviéndose en una reunión anual cada vez más numerosa de amigos”.
Luego de 22 años de reunirse en Abelandia este grupo de sonorenses ha creado lo que es ya una tradición y referente político.
Ricardo Bours narra que antes del Nacapule, rancho de Don Abel Murrieta Rascón, fallecido hace poco más de un año, y fue recordado por muchos de los asistentes.
Antes de Abelandia, los jóvenes cazadores se reunieron dos veces en el rancho de don Ramiro Valdez en busca del huidizo venado sonorense.
En esta ocasión Ricardo, Abel y Alberto Flores Chong hacen sentir a todo mundo como en casa, todos por igual, pueden llegar y meterse a cualquier rincón, como amigos en casa.

Igual llega el anciano amigo del pueblo, que personas de la clase empresarial de Cajeme, Nogales, Hermosillo, Navojoa, etcétera; de todas las edades.
VIERNES
Desde el viernes la música suena con el rock clásico, mientras llegan cada vez más invitados, unos bien vestidos, botas picudas, mezclilla, chamarras (en la mano por que hizo mucho calor, a 32 grados y despejado) y el mejor sombrero.
Así llegan los periodistas de Hermosillo, como Arturo El Chapo Soto, Samuel Valenzuela, Ramón Olea, Gustavo Valenzuela y Fernando Oropeza.
Los periodistas de Cajeme Mario Rivas, Bécker García y Miguel Vega; además del Cronista de Hermosillo, Ignacio Lagarda Lagarda.
Cerca de 500 personas llegaron el viernes a mediodía para disfrutar la compañía y rendir tributo a la amistad franca y sincera; luego llegaron más y más.

Al otro día todos andarían un poco afónicos por las cantadas que tenían hasta entrada la noche, ya que El Grupo La Tierra, los hizo cantar rememorando los años del rock clásico.
Debajo de los mezquites y las amapas se acomodaron los visitantes, alrededor de una carpa enorme que mitigaba el calor del día soleado con 35 grados de temperatura.
Los meseros iban y venían con cerveza, vino tinto, tequila o bebidas preparadas; mientras que en una carpa enorme y alta estaban la mayoría disfrutaba y platicaba de todo tipo de asuntos, familiares, comidas, política.
El juego de baraja se extendió hasta la madrugada, casi al amanecer, en medio de risas. Al otro día El Chapo Soto se quejó de una acción concertada de algunos en contra de los periodistas, ya que los dejaron sin un quinto.
Ricardo Bours atendía a sus amigos, platicaba con todos mesa por mesa, disfrutando de la charla con todos.
Las tiendas de campaña para dormir quedaron diseminadas por todo el rancho, debajo de los mezquites y las amapas; entre las casas y las decenas de carros.

Desde el viernes estuvieron también divertidos los periodistas Jorge Armenta Ávalos, propietario de Medios Obson; Humberto El Cacho Angulo, Arturo Ballesteros y Omar Alí López.
Al amanecer del sábado la exquisita cabeza y lengua de res estuvo a la orden del día, a medida de que todos fueron saliendo de sus cuevas, por allá a las 10:00 am, llegando poco a poco a la carpa, para seguir la charla, la grilla y la carrilla.
La cocina de la birria de borrego en caldo o en tacos estaba lista, para todos… Y para los abstemios un sabroso café de talega, sonorense y ranchero… tres enormes cafeteras ardían constantemente a las brasas. Yo me dije, de aquí soy, aquí está el café…
EL SÁBADO
La música norteña comenzó desde mediodía, ya con todo mundo recuperado de la resaca y luego de la llegada de varias hieleras de camarón y ostiones patrocinadas por Diego Cota Cota, el mandamás de Los Arbolitos, amigo de Ricardo.

Dos grupos norteños mantuvieron el ambiente con las rolitas de Ramón Ayala, los Cadetes y otros más

 

 

 

 

Por la tarde noche la popular banda La Korazonada llevó la alegría de la música sinaloense, con las más clásicas de ése género como Cinco de chicle, El Sinaloense y no podría faltar El Niño Perdido.
Un enorme becerro estuvo a la vuelta y vuelta durante 10 o doce horas, impresionando a todo mundo, y algunos hasta se tomaban la selfie.
Las charlas eran variadas, algunas triviales, otras francamente cerradas, como los agricultores y líderes agrarios de Cajeme, que escogieron su mesa debajo de un mequite.
Ahí estuvieron Antonio Fournés, expresidente de la Unión de Crédito Agrícola del Valle del Yaqui (UCAY) y del Distrito de Riego del Valle; además de EL Payo Ramos poderoso agricultor de la región.

Además estaba el Kily Cruz, de los grandes agricultores de Cajeme y asesor UCAY; además los agricultores Aquiles Souqui, Miguel Anzaldo, Humberto Borbón, Ramón Romero, sumándoseles Baltazar Peral presidente de la Asociación de Organismos Agrícolas del Sur de Sonora (AOASS).

La fiesta era entre amigos, sin discursos, sin poses, todo mundo se divirtió a sus anchas y se refrendaron relaciones.
Pasadito mediodía llegó Ernesto Gándara Camou, miembro del CEN del PRI, acompañado de su infaltable compañero Juan Pedro Robles operador político y de medios de comunicación.

Después llegó Antonio Astiazarán Gutiérrez, excandidato al senado por el PAN, y ambos posibles candidatos a gobernador, como lo han dicho.

Y como en sincronía, minutos después llegó Ernesto de Lucas Hópkins, presidente del PRI estatal, hombre del momento en el tricolor sonorense.

A los tres recibió personalmente Ricardo y después de la saludadera de todo mundo, se sentaron en una sola mesa, acompañados de los periodistas Mario Rivas y Miguel Vega.

La música norteña sonaba en los alrededores, mientras que llegaban también algunos exalcaldes como el Profesor Gerardo Figuero Zazueta, de Puerto Peñasco.

Igual llegaron David Corral Valenzuela y Alfonso Valenzuela ambos exalcaldes de Alamos; lo mismo estuvieron conviviendo Ubaldo Ibarria, Gregorio Ontamucha y José Pepe Almada exalcaldes de Etchojoa.

Los de El Quiriego eran Octavio Molina, Mario Valenzuela, Nicolás Campa, buenos exalcaldes, buenos amigos de Ricardo y Abel.
Alberto Ibarra Guerra y Heliodoro Soto, exalcaldes de Huatabampo; José Pepe Morales ex alcalde de Noavojoa, y Antonio Cuadras García, ex alcalde de Agua Prieta y operador político.

También llegó muy contento Lioncio Durazo Durazo, ex alcalde de Granados, y últimamente delegado de gobernación en Sinaloa.

No pudieron faltar claro, Faustino Félix Chávez, ex alcalde de Cajeme y Eusebio Miranda Guerrero, exalcalde de Bácum.

Y por si la grilla no estaba caliente, llegaron también Jorge Gastélum, ex diputado y ex subsecretario b de gobierno estatal; Gilberto Otero Valenzuela, Notario Público, ex diputado y ex funcionario, y por supuesto Óscar López Vúcovich, ex secretario de Gobierno y también fue diputado, además de reconocido abogado hermosillense.

Entre los que llegaron la mañana del sábado a disfrutar las buenas amistades estuvieron Carlos Kitazawa, exfuncionario estatal; Daniel Trelles Iruretagoyena, ex diputado; Carlos Kaly Rodríguez, empresario y líder de la Mesa Cancún.
Hizo su presencia Enrique Palafox Paz, exsecretario de Gobierno, quien se le vio departiendo con Ricardo y Abel por separado. ¿De qué hablarían? Quién sabe…

Antonio García Pequeño, fue un reconocido funcionario del sexenio de Armando López Nogales.
Entre todos los invitados también reconocimos a Julio Ulloa, ex secretario del Ayuntamiento de Hermosillo, 2015-2018, y al actual secretario de esa ciudad, hoy Morenista, Alfredo Gómez Sarabia, por si se dudaba de la pluralidad de la reunión; mientras que del Verde Ecologista estaba César Augusto El Cuate Marcor.

Muchos jóvenes de la política regional poco conocidos estuvieron ahí presentes, gente del pueblo de Batacosa, incluso, a la que nada le importa la política, solamente son amigos, y charlaron, rieron y cantaron como los demás.

Igualmente estuvieron Raúl Acosta Tapia, exdiputado local de Cajeme; además del empresario Martín Gándara Camou, administrador de la famosa hospitalidad sonorense.
Bulmaro Pacheco, buen analista y exasesor presidencial también se dio cita, junto a Víctor Cota ex secretario del Ayuntamiento de Etchojoa.
Francisco Díaz Brown, ex secretario de Economía boursista; Mario Robinson Bours, ex secretario de educacion del sexenio beltronista.
Otra horneada de agricultores presentes fueron Jaime Ivich, agente fiscal; José Pepe Higuera; Emilio Torres, Faly Navarro, Eduardo Flores y Mario Gallegos.

También entre ellos Javier y Carlos Ruiz Love, agricultores de Huatabampo y diputado local el segundo.
Entre todos se mezclaron Nazario, Trinidad y Arturo, hermanos de Abel Murrieta, quienes desarrollan sus vidas profesionales en la región.

Enrique Guerrero, oficial del Registro Civil Cajeme; Manuel Palma, titular del Registro Público de la Propiedad, además de Joel Pérez, coordinador sur del RPP.

No podía faltar por supuesto, Gilberto Félix Bours, dueño la poderosa cadena de periódicos del Sur, Tribuna, La Voz del Puerto y El Informador del Mayo.

Faustino Félix Chávez, ex alcalde de Cajeme con Marcelo Calderoni, quien fue su Secretario del Ayuntamiento; además de Próspero Ibarra, ex diputado y exalcalde de Huatabampo.

Llegaron también el sábado Francisco Salcido, funcionario judicia y el doctor José Luis Marcos León Perea.
No podía faltar a tan importante reunión Daniel Baranzini, quien busca la presidencia de la Unión Ganadera Regional de Sonora, apadrinado por Alfonso Durazo Montaño.
Guilebaldo Vivián, líder agrario del Sur del Estado, también se vio contento al igual que a Antonio Valdez Villanueva, ex diputado local y líder sindical, junto con Manuel Montaño Gutiérrez, líder cetemista de Cajeme.
Siempre cuidadoso de las formas estuvo Guillermo Silva Montoya, quien ha desempeñado varios cargos en la política local, además de Paulino Cuamea, quien fue secretario de desarrollo social estatal y municipal en Cajeme.
Salvador Meza, y Miguel Escobedo Ríos, ex regidores también pasaron lista.

Roberto Tapia Chan, quien fue jefe de la Policía Estatal, y Manuel Morúe Sabag, quien fue subsecretario estatal de Gobierno.
Llegó también Luis El Güero Nieves, diputado local del PAN, quien por cierto llegó acompañando al Toño Astiazarán y a Rodrigo Ramírez Rivera, reconocido panista cajemense.
Realmente fue sorprendente la gran cantidad de personas, no nada más por el poder de convocatoria, sino por la tranquilidad en la convivencia, pues entre viernes y sábado llegaron cerca de mil 800 visitantes.
Todos fueron iluminados por una gran luna que puso la noche como si fuera de día, un verdadero espectáculo serrano.
Entre todo andaba René Arturo Rodríguez regidor de Cajeme, gerente del Club de Béisbol Yauis de Obregón; Óscar Russo Salido, dirigente de la UGRS Cajeme, además de Jorge Russo Salido, diputado federal por Movimiento Ciudadano.

Jorge Guzmán Nieves, Secretario de Sagarpa del estado y Omar Guillén Partida, ex regidor y diputado local cajeme, y José Manuel Domíngez, regidor.
Germán Robles, director de organización de eventos del Gobierno del Estado; Miguel Ángel Cota Tortola, ex regidor de la tribu yaqui, quien se le vio bastante contento.
Ariel Solís Hurtado, ex titular de la Junta de Conciliación y Arbitraje; también estaban Ricardo y Guillermo Barrón.
Desde la fronteriza ciudad de Nogales se desprendieron Álvaro Valencia, delegado de Protección Civil y Miguel Amador, delegado del transporte de esa región.
DOMINGO DE SANTA PAZ
Viernes, sábado y domingo fue una reunión de amigos que disfrutaron de la oportunidad de coincidir como buenos amigos en este siglo.
El domingo de santa paz, de tranquilidad, los músicos ya se fueron, y los trabajadores recogen el escenario, y las cocinas poco a poco son retiradas.
Al final se quedaron los más valientes a disfrutar esa tranquilidad que te da el estar tan lejos de la ciudad y de la tecnología.
Y así de un paseo para la caza del venado realizado hace 22 años por un grupo de jóvenes, se dio inicio a una reunión que se ha convertido en la tradición más importante de la política en Sonora.
Eso sí, las cafeteras con el tradicional Café Combate humean hasta el final, son las últimas en retirarse, dejando su aroma perderse entre los árboles resecos y los espinos de este rancho El Nacapule, ahora llamado Abelandia.