Inicio INTERNACIONAL Joaquín Sabina y Alejandro Sanz, denunciados en España por evadir impuestos

Joaquín Sabina y Alejandro Sanz, denunciados en España por evadir impuestos

Compartir

 

 

 

 

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha denunciado a Alejandro SanzJoaquín Sabina y Pau Donés, entre otros músicos, por infracción fiscal, según ha podido saber EL MUNDO. Según el texto de la denuncia, al que ha tenido acceso este diario, los músicos habrían utilizado sociedades pantalla para, en connivencia con varias multinacionales discográficas, eludir el pago de impuestos en sus cobros de derechos de autor.

Fuentes de la investigación interna consultadas por este diario cifran en 70 millones el posible fraude. La denuncia no menciona explícitamente a los músicos, tres de los que más derechos de autor ingresan históricamente, pero sí las sociedades que cobran sus liquidaciones.

Por ese motivo, la SGAE ha negado este viernes en un comunicado que haya denunciado a los músicos, sino que, puntualiza, la denuncia “afecta a personas jurídicas que son socias de la entidad“, y que lo ha hecho “en el ejercicio de su responsabilidad y para salvaguardar los intereses de la entidad”.

Por su parte, Pau Donés (Jarabe de Palo) ha afirmado este viernes estar “estupefacto” ante esta información y ha asegurado que “éste es un sistema de gestión y cobro de derechos de autor instrumentado y consensuado por la propia SGAE, editoriales y artistas, en total conformidad con los reglamentos que regían y rigen la entidad y en ningún caso fuera de la más absoluta legalidad fiscal”. En resumen, concluye en un comunicado, “la junta directiva de SGAE vuelve a meter la pata, y esta vez atacando a sus propios socios”.

La dirección actual de la sociedad presentó el pasado miércoles esta denuncia ante la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid tras descubrir que “la operativa seguida” por algunos de sus socios, “en relación con la gestión, representación y administración de los derechos de autor, pudieran ser constitutivos de infracciones tributarias que pudieran ser penalmente relevantes, falsedad documental, administración desleal y frustración de la ejecución”.

Sociedades “sin personalidad jurídica propia”

SGAE denuncia a la Fiscalía que Sanz y Sabina, entre otros, cobraron derechos de autor a través de sociedades“sin personalidad jurídica propia”, controladas en realidad por las multinacionales que editaban sus obras, con Warner a la cabeza. Con estas sociedades intermedias, los autores se habrían ahorrado los impuestos que estaban obligados a afrontar como personas físicas, y se habrían beneficiado al hacerlo como personas jurídicas.

Vinculados a este beneficio económico existirían también, estima la actual dirección de la sociedad, posibles delitos de falsedad en documento mercantil, al no tener entidad jurídica real las pantallas creadas por estos autores y las multinacionales, y producirse el cobro en realidad en nombre de personas físicas.

Y también cree SGAE, de remate, que se habría producido administración desleal, puesto que varios miembros de las direcciones de estas multinacionales formaron parte también de la dirección de la entidad, con el consiguiente conflicto de intereses y la posibilidad de que ejercieran su poder dentro de la institución en beneficio de sus intereses.

Fuentes próximas a la investigación señalan que si bien la cuantía del fraude podría alcanzar los 70 millones de euros en los últimos 10 años, si se abarcan también los presuntos delitos ya prescritos la cifra llegaría a los 100 millones. El delito fiscal de entre 120.000 y 600.000 euros prescribe a los cuatro años. A partir de 600.000 euros defraudados, el plazo de prescripción es de 10 años.